Auditoría Energética de Edificios

INTRODUCCIÓN

Por auditoria energética entendemos el análisis de situación que nos permite conocer el modo de explotación, funcionamiento y prestaciones de las Instalaciones, el estado de sus componentes, sus consumos energéticos y correspondientes costes de explotación, con el objeto de:

  • Mejorar la eficiencia y el ahorro energético de estas instalaciones.
  • Adecuar y adaptar estas instalaciones a la normativa vigente.
  • Facilitar de una herramienta para enseñar a consumir a los usuarios de la instalación.

La Auditoria Energética junto a la aplicación de un protocolo IPMVP implica controlar y prever los costes que va a tener una instalación a lo largo de un periodo, por lo que vuelve más competitivo al titular de la instalación.

Pero lo más importante de la Auditoria es que te marca una serie de mejoras siempre acordes a los REGLAMENTOS y dentro de las señas de CONFORT. Existen miles de soluciones en el mercado que se venden como mejoras de la eficiencia, y hasta que no se estudian por profesionales del sector, no se pueden valorar qué beneficios reales tienen sobre nuestra instalación. Hay tener en cuenta que no existe una solución universal y milagrosa.

Objeto de la auditoría técnica de edificios

El objeto de la Auditoria es mostrar una foto de la instalación, para de este modo diagnosticar el estado actual de la instalación, y en base a esa foto o conjunto de parámetros, indicar una serie de medidas de eficiencia energética, para reducir los consumos y aumentar el confort de la instalación.

La Auditoria puede encaminarse de dos modos distintos:

Una primera seria para la aplicación de una mejora para potenciar el ahorro, pero que no requiere de seguimiento. Por ejemplo se desea cambiar un equipo de aire acondicionado y se estudia mediante una auditoria cual es el más conveniente tanto por rendimiento como por volumen, en el que el titular de la instalación es el que se encarga de su sustitución y no tiene interés en seguir el consumo de ese nuevo equipo. En este caso en base a facturas y rendimiento de la maquina se puede realizar una auditoria aceptable y que cumple con lo que necesita el propietario de la instalación.

El segundo tipo de Auditoria va encaminada a los servicios energéticos, donde los ahorros se usan para financiar los elementos a sustituir, donde inevitablemente hay que comparar una situación de origen con una situación futura. Este tipo de Auditoria ha de servir para poder realizar un plan de Medida y Verificación, sin el cual no se pueden estudiar los desvíos de consumo. Esta Auditoria necesita ser por tanto más exhaustiva, no basta con extraer los consumos de una factura y en base a los rendimientos extraer que ahorro hay, sino que necesita saber cómo están ligados estos consumos a la envolvente térmica del edificio, los usuarios de la instalación a lo largo del periodo de facturación, la climatología del mismo, etc.

Ambos tipos de Auditoria tienen como objetivo el definir una serie de mejoras encaminadas a ahorrar, pero el segundo tipo de Auditoria está pensada para controlar los costes, para tener un mayor control de la instalación y poder realizar una auditoria continua para de este modo tener una instalación siempre eficiente.

Alcance de la auditoría

El fin de la auditoria es plasmar toda la documentación recogida y estudios en un informe final que se entregará al cliente. Este contendrá las medidas de mejora de eficiencia energética, y los periodos de retorno de cada una de ellas, tanto en solitario como por interacción con otras mejoras. Por poner un ejemplo, si se mejora la envolvente térmica del edificio y el sistema de clima, el ahorro de KW térmicos debidos al clima serán menores de estimados debidos a que el cambio de la envolvente ya produce un ahorro de KW térmicos.
Los pasos a seguir son:

  • Mediciones de consumo
  • Estudio de la facturación
  • Estudio de los indicadores energéticos
  • Identificación de las mejoras
  • Descripción de las mejoras
  • Calculo del ahorro
  • Valoración de la inversión.
  • Análisis económico de las mejoras.

Toma de datos

Debido a la gran cantidad de elementos que rigen a la Auditoria, el estudio se realizará por partes clasificadas del siguiente modo:

  • Detalle constructivo del Edificio
  • Suministro energético
  • Iluminación
  • Sistema de calefacción
  • Sistema de refrigeración
  • Sistema de ventilación
  • Sistema de agua caliente Sanitaria
  • Instalación de energía solar térmica
  • Instalación de energía solar fotovoltaica
  • Motores
  • Instalación de cogeneración
  • Otros Equipos de consumo, tales como Electrodomésticos, equipos ofimáticos, etc.
  • Integración de la señalización y control.

Todos estos apartados se estudiarán de manera independiente, para después de seleccionar aquellas medidas de mejora de la eficiencia que sean de mayor interés para el ahorro en el edificio, estudiar las posibles iteraciones entre las mismas.

Material utilizado

A continuación se resumen los seis instrumentos más usados para realizar las Auditorias:

  • El analizador de redes eléctricas, estos equipos miden directamente los diferentes parámetros eléctricos de la red. Con este equipo se determinará la potencia instalada, los consumos a lo largo de un periodo, y el consumo de reactiva, principalmente.
  • El analizador de gases de combustión, para analizar la salida de gases en las calderas, y motores. Este se usará para extraer el rendimiento de las calderas.
  • El luxómetro, con este instrumento se medirán los luxes en las zonas de trabajo y zonas comunes.
  • El caudalimetro para medir los caudales de líquidos. Este aparato nos ayuda a conocer que caudal de agua se está calentando en las calderas, y por tanto calcular el calor cedido a la instalación.
  • La cámara térmica, con la que estudiar los puntos calientes de la instalación, detectar fugas de calor.
  • el Anemómetro, este aparato nos ayudará a conocer los caudales de aire que se impulsan en la instalación.

Además según la instalación se pueden usar otra seria de elementos como sondas, medidores de la humedad, etc.

Conclusión final de la auditoría técnica de edificios

Se redactará un informe que contendrá lo siguiente:

  • Resumen de las mejoras de eficiencia propuestas
  • Planificación de la ejecución de las mejoras
  • Recomendaciones y Observaciones sobre las mejoras

Se dejarán especificadas las bases para poder realizar un plan de Medida y Verificación de la instalación, siempre que el modelo de Auditoria sea propuesto con tal fin.